Localiza tu área de dolor Dolor de cuello Dolor de espalda Dolor lumbar Escoliosis Osteoporosis Ciática Localiza tu área de dolor Dolor de cuello Dolor de espalda Dolor lumbar Escoliosis Osteoporosis Ciática

Posibles causas de dolor de cuello

Estenosis cervical

En el cuello hay 7 huesos conocidos como vértebras cervicales con cojines (denominados discos intervertebrales) entre cada vértebra. Uno de los problemas que puede producirse en la columna cervical se denomina estenosis cervical o mielopatía cervical degenerativa (MCD). Una mielopatía indica que la médula espinal se encuentra comprimida. Esto puede producirse cuando el conducto vertebral se encuentra restringido debido a la degeneración de los discos intervertebrales y los huesos (estenosis), lo cual provoca que la médula se estreche.

Hernia discal

La columna vertebral está compuesta por huesos (vértebras), separados cada uno de ellos por un resistente cojín amortiguador de golpes llamado disco intervertebral. Las vértebras se dividen en 7 vértebras cervicales (cuello), 12 vértebras torácicas (pecho), 5 vértebras lumbares (parte baja de la espalda), 5 vértebras sacras y el cóccix. Las hernias discales pueden producirse a nivel cervical, torácico o lumbar; las zonas lumbares y cervicales son las más afectada

Fuente: EUROSPINE Patient Line

Posibles causas de dolor de espalda

Estenosis espinal

La estenosis espinal es un estrechamiento del conducto en el que la médula espinal o los nervios van desde la cabeza hasta la zona lumbar de la espalda. Este estrechamiento provoca presión en el contenido del conducto vertebral. La estenosis lumbar puede darse en los últimos 5 huesos de la zona lumbar.

Fuente: EUROSPINE Patient Line

Posibles causas de dolor lumbar

Lumbalgia

La parte baja de la columna vertebral, en la parte posterior entre las costillas y las caderas, se denomina columna lumbar. Está compuesta por 5 huesos llamados vértebras separados por un cojín entre cada uno de ellos. Estos cojines, denominados discos intervertebrales, absorben los impactos que se producen al andar o correr para que los huesos no choquen entre ellos.

Estenosis espinal

La estenosis espinal es un estrechamiento del conducto en el que la médula espinal o los nervios van desde la cabeza hasta la zona lumbar de la espalda. Este estrechamiento provoca presión en el contenido del conducto vertebral. La estenosis lumbar puede darse en los últimos 5 huesos de la zona lumbar.

Hernia discal

La columna vertebral está compuesta por huesos (vértebras), separados cada uno de ellos por un resistente cojín amortiguador de golpes llamado disco intervertebral. Las vértebras se dividen en 7 vértebras cervicales (cuello), 12 vértebras torácicas (pecho), 5 vértebras lumbares (parte baja de la espalda), 5 vértebras sacras y el cóccix. Las hernias discales pueden producirse a nivel cervical, torácico o lumbar; las zonas lumbares y cervicales son las más afectadas.

Fuente: EUROSPINE Patient Line

Escoliosis

Introducción

Existen diferentes tipos y causas de escoliosis: congénita, asociada a otros síndromes, neuromuscular, degenerativa e idiopática. La escoliosis idiopática puede aparecer en una edad temprana, a los seis años o antes, o bien tener una aparición más tardía, después de los seis años.

Escoliosis idiopática del adolescente

La columna vertebral tiene una forma tridimensional. Desde delante se ve recta, desde el lateral se observan las curvas normales.

La escoliosis es una curvatura y una torsión anómalas de la columna.

¿Quién puede padecerla y cuándo?, ¿cuáles son sus causas?

La escoliosis idiopática del adolescente puede presentarse en los jóvenes. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Suele percibirse durante el crecimiento rápido que se produce durante la pubertad. Si se desconoce el origen de la escoliosis se denomina “escoliosis idiopática”. Actualmente algunas pruebas indican que existe un componente genético y que en algunos casos hay antecedentes familiares. Los gemelos monocigóticos suelen presentar la misma curvatura.

Diagnóstico

Síntomas/signos

La escoliosis suele apreciarse por un cambio en la apariencia de la espalda. Puede que la curva de la columna vertebral sea visible. Es posible que las costillas sobresalgan ligeramente, por un lado, lo cual provoca una protuberancia de las costillas. También es posible que un hombro esté más elevado que el otro o que el omóplato sea más prominente. En ocasiones una parte de la cadera puede ser más prominente.

El dolor de espalda no suele ser uno de los principales síntomas de la escoliosis en niños.

Las pruebas suelen incluir la prueba de Adams (o prueba de “flexión del tronco hacia delante”) que ayuda al médico a determinar la importancia de la escoliosis. Un análisis detallado de los nervios, músculos y piel permitirá excluir otras causas de escoliosis.

Es habitual que deba acudir a un especialista para someterse a algunas radiografías, a fin de asegurarse de que se toman las radiografías adecuadas y reducir la exposición a la radiación que se produce con los rayos X. No siempre es necesario realizar una RMN. Se recomienda solicitar la opinión de un especialista en el tratamiento de la escoliosis y, en general, se evaluará al paciente y se le realizará un seguimiento hasta que finalice su crecimiento.

El crecimiento suele completarse dos años después de la pubertad.

Tratamiento

Tratamiento, pronóstico y pruebas. El camino hacia la recuperación

evaluar, revisar y confirmar. Una curvatura de la columna vertebral tras los 8 años no afecta a los órganos internos ni a la función cardíaca ni pulmonar. La participación en actividades físicas y deportivas no debería restringirse en absoluto. Una curvatura en la columna vertebral no es una “debilidad” y no debe considerarse como algo incapacitante.

En los jóvenes que se encuentran aún en crecimiento, el uso de un dispositivo ortopédico para la columna vertebral puede reducir la posibilidad de que la curvatura empeore. Una vez finalizado el crecimiento completo de la columna vertebral, la eficacia clínica de un dispositivo ortopédico es baja.

Las intervenciones quirúrgicas de la columna vertebral son un tratamiento eficaz para las curvaturas de mayor tamaño. La principal ventaja es la mejora en la forma del cuerpo y la certeza de que la curvatura permanecerá estable tras la intervención. La intervención para la corrección de la escoliosis puede variar según la importancia de la curvatura y otras especificidades quirúrgicas de la curvatura de la columna vertebral. Deberán explicarse detalladamente los riesgos de la intervención y valorarse frente a las ventajas que puede suponer esta operación. Este proceso de consentimiento debe ser parte de una decisión compartida entre el médico, el paciente y sus familiares.

Fuente: EUROSPINE Patient Line

Osteoporosis

Introducción

La osteoporosis es una afección que reduce la densidad y la calidad del hueso. La densidad se refiere a la masa ósea (densidad mineral ósea) y la calidad a las fibras óseas. La osteoporosis provoca que los huesos pierdan fuerza y se vuelvan más frágiles y porosos, lo cual aumenta el riesgo de fractura. La osteoporosis progresa generalmente de manera asintomática y gradual, sin dolor ni síntomas hasta que se produce la primera fractura.

Es una enfermedad general, por lo que puede afectar a todos los huesos del cuerpo. Sin embargo, algunos huesos, como los de las muñecas, el fémur o los huesos de la columna son más propensos a desarrollar síntomas o fracturas debido a su estructura anatómica y a la exposición mecánica a cargas más pesadas.

La pérdida de fuerza mecánica puede provocar fracturas en la columna sin ninguna lesión previa. Se estima que hasta la mitad de las mujeres y un tercio de los hombres sufren, al menos, una fractura osteoporótica de un hueso de la columna vertebral a lo largo de su vida.

Las fracturas vertebrales debidas a la osteoporosis pueden provocar la aparición repentina de dolor. El paciente siente un dolor repentino intenso (normalmente asociado con un “crujido” en la espalda). Suele empeorar al realizar actividades y disminuir en reposo. Una radiografía o una resonancia magnética nuclear (RMN) pueden confirmar que existe una fractura en una vértebra. Las fracturas vertebrales pueden tener consecuencias graves, como pérdida de altura, dolor de espalda intenso y deformidad (a veces conocida como hipercifosis). Suele mejorar en unas 3 a 12 semanas, a medida que se recupera la fractura y no presenta efectos secundarios. A veces, la fractura tarda en curarse y se produce un dolor persistente que provoca una reducción de la actividad física con efectos secundarios como una autoestima baja.

En ocasiones, especialmente cuando hay varias fracturas, esto puede provocar deformidades y pérdida de equilibrio en la columna.

Debido a la capacidad de la columna para auto regenerarse, las fracturas asintomáticas son frecuentes: tras un periodo de dolor de espalda, el paciente mejora y se olvida del suceso. Si en otro momento, más adelante, se realiza una radiografía por otro motivo, puede que se observe una fractura, ya sin síntomas.

Diagnóstico

No todas las facturas vertebrales que se producen en personas de avanzada edad se deben a la osteoporosis. Debe comprobarse que existe osteoporosis antes de empezar un tratamiento.

Antecedentes de fracturas vertebrales, de muñeca o de cadera podrían indicar que existe osteoporosis. La prueba más fiable para diagnosticar la osteoporosis es la absorciometría de rayos X de energía dual (Dual-Energy X-ray Absorptiometry, DEXA). Esta prueba permite confirmar la presencia de osteoporosis y también determinar el grado de la enfermedad.

Tratamiento

Tratamiento no quirúrgico

El objetivo del tratamiento no quirúrgico es retrasar y evitar la progresión de la osteoporosis provocando un cambio en el metabolismo óseo. Tener una alimentación y un estilo de vida sanos y realizar ejercicio físico es importante para el tratamiento. La prevención de caídas mediante dispositivos “protectores” como bastones o muletas puede ser útil para las personas de avanzada edad.

Existen medicamentos que inhiben o retrasan la pérdida de masa ósea (bisfosfonatos u hormonas, entre otros) y estimulan la formación ósea. En general, la ingesta de calcio para mejorar la calidad del hueso puede llevar meses o incluso años. Por lo que este tratamiento debe mantenerse durante un largo periodo y debe realizarse un seguimiento periódico de los pacientes. El calcio y la vitamina D son importantes en el tratamiento médico de la osteoporosis.

Tratamiento quirúrgico

Se estima que solo un 10% de las fracturas vertebrales osteoporóticas requieren una intervención quirúrgica. Los objetivos principales del tratamiento quirúrgico pueden resumirse en los siguientes puntos:

  1. Alivio del dolor
  2. Estabilización de la vértebra fracturada
  3. Reducción de la deformidad
  4. Eliminación de la presión sobre la médula espinal
  5. Enderezamiento de la columna

La estabilización y el alivio del dolor pueden tratarse con cifoplastia o vertebroplastia, que consiste en la introducción de un tipo de “cemento” óseo en el hueso. Si existe una deformidad en la columna, a veces puede solucionarse con una intervención quirúrgica más importante con instrumentos vertebrales.

Fuente: EUROSPINE Patient Line

Posibles causas de ciática

Ciática

El nervio ciático es el nervio más voluminoso del organismo y se extiende desde la zona lumbar de la espalda, debajo de las nalgas y hacia abajo por las caderas hacia cada pierna. “Ciática” significa que el nervio ciático está comprimido o irritado y provoca dolor que puede variar de leve a intenso y hormigueo en las piernas. El dolor puede empeorar al estornudar, toser o permanecer sentado durante largos periodos de tiempo. La ciática es un síntoma de un trastorno de la columna vertebral y no un trastorno de la columna vertebral en sí.

Fuente: EUROSPINE Patient Line

Cirugía

Cirugía de la
Columna Vertebral

La cirugía de la columna vertebral es una de las especialidades que ha desarrollado los cambios más revolucionarios en los últimos años.

El objetivo es corregir las anomalías estructurales de la columna vertebral que origina el dolor de espalda, cuando esa es la causa. Por ejemplo, cuando una hernia discal comprime una raíz nerviosa, y todos los tratamientos no quirúrgicos han fracasado, extraer el material discal herniado permite eliminar la compresión.

En el IAC se realiza la indicación de un tratamiento quirúrgico en base a la Evidencia Científica demostrada y a las diferentes Guías de Práctica Clínica, de las cuales han tenido la oportunidad de participar, los miembros que forman este Instituto.

La cirugía está indicada, además de en casos evidentes como fracturas, tumores o algunas escoliosis, en aquellos casos en los que se demuestra que:

Hay una compresión de las raíces nerviosas o la médula, suficientemente importante como para dejar secuelas en caso de que no se resuelva con rapidez, ese es el caso de la intervención por “síndrome de la cola de caballo debido a hernia discal”.
Hay una compresión de las raíces nerviosas que, aunque no vaya a dejar necesariamente secuelas, causa síntomas y dura más de 6 semanas sin mejorar pese a los tratamientos no quirúrgicos.
Dolor lumbar incapacitante derivado de una inestabilidad vertebral que no responde al tratamiento conservador no quirúrgico.
Problemas de deformidad de la columna como la escoliosis del adolescente, la escoliosis congénita o las escoliosis del adulto.
Lesiones tumorales o infecciosas.

Tanto el riesgo como el tipo de pruebas que es necesario aplicar se decide en conjunto con el resto del equipo quirúrgico y siempre de forma individualizada para cada paciente.

Así, se consigue optimizar la estrategia quirúrgica proporcionando a la vez mayor seguridad ya que se minimiza la posibilidad de lesión nerviosa.

El IAC contamos con uno de los quirófanos híbridos tecnológicamente más avanzados de Europa con un sistema de navegación con control intraoperatorio del instrumental implantado y un escáner que permite obtener un campo de visión de gran tamaño y en tiempo real del paciente durante la cirugía. Con estas imágenes y gracias al neuronavegador , el proceso de intervención se puede planificar, revisar, documentar e incluso transmitir en directo, ofreciendo una cirugía de columna mucho más precisas y seguras para nuestros pacientes.

Desde el Instituto Avanzado de Columna nuestra prioridad es hacer partícipe al paciente de todo su proceso, por eso somos pioneros en la aplicación de una serie de medidas perioperatorias con la finalidad de disminuir el estrés secundario a una intervención quirúrgica. Es el denominado proyecto ERAS.

Todo esto es posible gracias a nuestra ubicación en la Fundación Jiménez Díaz, un Hospital considerado de máxima complejidad, con atención 24 horas de todos los especialistas en caso de complicaciones y con la disponibilidad de una UVI de máximo nivel.

Cirugía

Tratamiento del dolor

Objetivo: disminuir el dolor para mejorar la calidad de vida del paciente

Entre el 70 y el 85% de la población adulta sufre de dolor de espalda alguna vez en su vida. Según el informe del Sistema Nacional de Salud del año 2019, la lumbalgia en la población española es el segundo problema de salud crónico, con el 18,5% de la población afectada, por detrás de la hipertensión arterial, que representa el 19,8%. Sin embargo, hasta en un 80% de los casos, este dolor no se corresponde a un problema estructural único. Por todo ello es importante el manejo multidisciplinar de estos problemas, que incluyen la readaptación funcional y el manejo del dolor.

La utilización de los tratamientos locales, dirigidos al manejo de los diferentes focos de dolor, producen una mejora significativa de los síntomas, que permite una reincorporación del paciente a las actividades habituales de su vida. Estos tratamientos pueden tener una duración que varía entre semanas a años.

Cada paciente requiere un manejo individualizado, dependiendo de su sintomatología y de las diferentes pruebas de imagen. Entre estas pruebas se encuentras la infiltración epidural, los bloqueos facetarios, tratamiento intradiscal o tratamientos miofasciales.

En el IAC tenemos varios años de experiencia en el tratamiento con técnicas dirigidas para el manejo del dolor, y el análisis de sus resultados nos han llevado a la optimización de su uso, el abandono de algunas técnicas que no demostraron la eficacia deseada, y a ser pioneros en la incorporación de nuevas técnicas, como el tratamiento intradiscal con Discogel®

Tratamiento del dolor

Tratamiento regenerativo

Terapia PRP

Actualmente, la medicina regenerativa es una solución de tratamiento no quirúrgico que utiliza el proceso de curación natural del cuerpo para reconstruir el tejido dañado, curar lesiones de manera más efectiva y eliminar el dolor. La medicina regenerativa se dirige a la fuente subyacente del dolor sin depender de medicamentos o cirugía

El IAC hemos sido pioneros en la investigación de estos procedimientos para el tratamiento de afectaciones de la columna,

El análisis de los resultados del manejo de estos procedimientos nos ha llevado a la restricción del uso de algunos procedimientos y al desarrollo de otros nuevos, como el uso de PRPs en determinadas lesiones intradiscales

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) ha demostrado ser una regenerador del tejido condral en general, y sus resultados han demostrado una gran utilidad en el manejo de lesiones tendinosas, de tejido subcutáneo y lesiones condrales. En la columna, ha demostrado una gran potencial antinflamatorio en los discos intervertebrales y se ha convertido en una alternativa muy prometedora de tratamiento (biológico) de la enfermedad discal.

PRP Therapy

Neuromonitorización intraoperatoria

Monitorización Neurofisiológica Intraoperatoria

La cirugía de columna, como con cualquier cirugía, conlleva el riesgo de complicaciones. Aunque es raro, la lesión neurológica tiene el potencial de producir lesiones sensitivas y motoras graves. Debido a la naturaleza de las complicaciones que pueden ocurrir con la cirugía de columna vertebral, la monitorización neurofisiológica intraoperatoria (IONM), o neuromonitorización, es un procedimiento cada vez más utilizado en determinados procedimientos.

El IAC fue una de las primeras Unidades de Columna en incorporar como parte del equipo multidisciplinar a un equipo de Neurofisiólogos, especialistas en la monitorización intraoperatoria. Actualmente seguimos las recomendaciones de la Sociedad Española de Columna.

Innovación

Enfermedades metabólicas óseas

UNIDAD DE OSTEOPOROSIS

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa que no da ninguna señal de advertencia hasta que hay una fractura. Un estudio determinó en el año 2010 que 2,4 millones de españoles mayores de 50 años padecían osteoporosis y como consecuencia de ello se produjeron 204.000 nuevas fracturas, siendo la fractura vertebral la más frecuente. Para el año 2025 se estima un incremento del 40% en la incidencia de este tipo de fracturas. La incidencia de estas fracturas está aumentando debido fundamentalmente a una mayor esperanza de vida.

La Unidad de Enfermedades metabólicas Óseas de la Fundación Jiménez Díaz, es pionera en España en el tratamiento de estas enfermedades y en la introducción de diversas técnicas densito-métricas para medir la masa ósea.

Referente a nivel nacional e internacional tanto en el ámbito de la docencia como de la investigación y en los estudios epidemiológicos basados en la clínica y en los datos de la Densitometría Ósea.

Actualmente la Unidad está reconocida como centro de referencia por IOF, como centro especializado por ORPHANET- ESPAÑA y pertenece a la Red Temática de Investigacion Cooperativa en Envejecimiento y Fragilidad (RETICEF) y al Centro de Investigacion biomédica en red de enfermedades raras con afectación ósea (CIBERER).

Técnicas y estudios que ofrece la unidad:

  • Estudio y enfoque rápido de pacientes con fracturas por fragilidad, osteoporosis, alteraciones del metabolismo del calcio y otras enfermedades óseas.
  • Realización de densitometría (DXA) en tiempo muy corto
  • Participación en ensayos clínicos de fármacos para la osteoporosis u otras enfermedades óseas (hiper e hipoparatiroidismo, enfermedad de Paget, etc.)
  • Asesoramiento y consejo en enfermedades metabólicas óseas con componente genéticos y familiares.
Unidad de osteoporosis

Yoga

Beneficios probados del Yoga

El dolor de espalda a veces se asocia a una enfermedad o afección, aunque la inmensa mayoría de los casos de lumbalgia tienen una causa desconocida y, por ello, se describen como no específicos. Las guías de práctica clínica actuales sostienen que el ejercicio físico puede ser beneficioso; en concreto, el yoga se utiliza en ocasiones como tratamiento para el dolor lumbar.

El yoga goza de una popularidad cada vez mayor a nivel mundial como forma de ejercicio de la mente y el cuerpo con beneficios generales sobre el estilo de vida. Estudios recientes han investigado el potencial de esta disciplina para aliviar los síntomas de los trastornos lumbares.

En una nueva revisión Cochrane resume los resultados de 12 ensayos clínicos que incluyeron a 1080 hombres y mujeres con una edad media de entre 34 y 48 años. Los ensayos se realizaron en India, Reino Unido y Estado Unidos. Todos los participantes padecían dolor lumbar crónico inespecífico.

La revisión halló que practicar yoga podría mejorar la función de la espalda y puede reducir ligeramente los síntomas del dolor lumbar los primeros 6 a 12 meses, aunque el efecto fue mejor que otros tratamientos.

Por otro lado, el yoga puede causar un aumento del dolor de espalda en algunas personas. Alrededor de un 5% más de participantes del grupo de yoga experimentaron un aumento del dolor, aunque podría ser similar al riesgo de padecer efectos secundarios de cualquier otro ejercicio para la espalda. Es por ello que el IAC colabora con uno de los Centros Especializados en Yoga más profesionales de Madrid, El Gong, donde se imparten diferentes modalidades de Yoga impartidas con instructores con amplia experiencia y optimizada para cada individuo (www.elgong.es)

(Referencia: Wieland LS, Skoetz N, Pilkington K, Vempati R, D’Adamo CR, Berman BM. Yoga treatment for chronic non-specific low-back pain. Cochrane Database of Systematic Reviews 2013, Issue 7 . Art. No.: CD010671. DOI: 10.1002/14651858. CD0106

Quiropráctica

Mejorar el movimiento de la columna y la función física del cuerpo

La corrección quiropráctica es un procedimiento en el que especialistas capacitados (quiroprácticos) usan las manos o un instrumento pequeño para aplicar una fuerza rápida y controlada en una articulación de la columna. El objetivo de este procedimiento, también conocido como manipulación de la columna, es mejorar el movimiento de la columna y mejorar la función física del cuerpo.

El ajuste quiropráctico puede ser eficaz para tratar el dolor en la parte inferior de la espalda y de la región cervical derivados de problemas fundamentalmente articulares. Algunos estudios sugieren que la manipulación espinal también puede ser eficaz para los dolores de cabeza.

No todas las personas responden a los ajustes quiroprácticos, depende de la situación particular de cada paciente y del especialista que lo trate. El Dr. Alvarez Galovich es profesor colaborador en el Real Centro Universitario María Cristina donde imparte clases a los alumnos con Titulación Superior de Quiropráctica. El único Centro de formación especializada en España, con una duración de 5 años. Así mismo, participa en diferentes estudios en colaboración con la Red de Investigación en Quiropráctica, lo que permite adecuar e individualizar esta práctica a cada paciente.

Quiropráctica
close

Regístrate para recibir nuestra newsletter cuando publiquemos nuevos artículos.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.