ESP / ING

Lumbalgia

La parte baja de la columna vertebral, en la parte posterior entre las costillas y las caderas, se llama columna lumbar. En la columna lumbar se encuentran unos ligamentos que la mantienen en su lugar, así como los músculos unidos por unos tendones.

Cuando nos ponemos de pie, la columna lumbar sostiene la mayor parte del peso de la parte superior de nuestro cuerpo. Si nos inclinamos hacia delante o hacia atrás o incluso si rotamos la cintura, la columna lumbar es participe en este tipo de movimientos.

Es por esto que los daños en las estructuras como los huesos, músculos, tendones o ligamentos vertebrales, suelen detectarse cuando el cuerpo está erguido o al realizar algunos movimientos específicos.

El dolor de espalda puede variar. La lumbalgia es un término que describe el dolor que se presenta entre las últimas costillas y la parte inferior de las nalgas y suele durar desde unos días hasta semanas, dependiendo del grado de la lesión.

Según dictan los estudios realizados al respecto aproximadamente un 80% de personas va a sufrir lumbalgia en algún momento de su vida. La mayoría del dolor lumbar agudo es como resultado de un esguince o distensión simples de la espalda.

Estos pueden producirse por ejemplo al estirar demasiado, al realizar una torsión o levantar algo de mala manera y con un peso excesivo.

De manera general, si no hay signos clínicos de una enfermedad grave, no es necesario realizar pruebas de diagnóstico por la imagen como tomografías o radiografías ni pruebas analíticas.

Lo más importante es analizar cuidadosamente los antecedentes para descartar otras causas subyacentes distintas a los esguinces o distensiones.

En la mayoría de los casos, la lumbalgia mejora en pocas semanas o con un tratamiento de fisioterapia para reentrenar ciertos músculos, aunque es posible que se necesiten analgésicos y antiinflamatorios en función de lo que recomiende el médico.

La mayoría de las personas se recuperan con relativa rapidez de un episodio de lumbalgia, pero hay personas que siguen sintiendo dolor durante meses o años. Es importante contactar con un especialista en la mayoría de los casos.

Mi situación

Regístrate para recibir nuestra newsletter cuando publiquemos nuevos artículos

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.